Tras la denuncia que la protectora Anima Naturalis hizo hace unos días de la muerte de seis toros en la Illas dels Bous, la Generalitat se implicó en el cuidado y traslado de estos animales.

Hace más de setenta años que los toros viven en esta isla  emplazada a la altura de Vinallop y llamada Illa dels Bous (isla de los Toros), nos cuentan los nativos de la zona. Dado el cambio tan radical que ha sufrido este ecosistema en la falta de vegetación baja, arbustos y hierbas hace que estos animales estén a su suerte.

Seis toros de la manada ya han fallecido en condiciones inhumanas, y los quinces restantes se encuentran en una situación lamentable. Después de la denuncia que la asociación interpuso, los toros que aún permanecen en el delta del Ebro están siendo cuidados y alimentados y se prevé que para la primavera sean trasladados a un lugar en el cual puedan seguir viviendo en libertad controlada.

Se superpone que los animales serán trasladados a una ganadería cercana de la zona, para que allí puedan seguir viviendo como hasta ahora han hecho y en condiciones digna para cualquier animal. Del traslado de los animales se hará cargo la dirección general de Costas del Ministerio de Medio Ambiente y se realizará de la mejor manera vpara ellos, acondicionando un espacio cerrado para sedarlos, evitando así de esta manera,  exponer a los animales a que sufran más estrés.

La Agrupació de Penyes i Comissions Taurines de les Terres de l’Ebre  y director territorial de Agricultura y Medio Natural en las comarcas del Ebro, Pere Vidal, se han comprometido  a alimentar debidamente a los animales hasta que sean trasladados fuera de la isla. Miquel Ferré, que ha destacado que aportarán unos 40 euros diarios para comprar paja y alimentos y trasladarlos luego a la isla.