Baja de peso y desintoxícate como los expertos lo hacen

En la actualidad la necesidad más común de la población es estar saludables, ya sea por sentirte bien por dentro y por fuera como por proyectar seguridad, confianza y profesionalismo, todos tenemos esa necesidad de estar bien.

Muchas veces nuestro objetivo se complica ya sea por el estrés, la falta de actividad física, los excesos o por no alimentarnos correctamente. Pero no te preocupes y recuerda que la solución está en tus manos y que solo hace falta voluntad, pero si estás aquí es porque ya la tienes.

Lee más en: Todo lo que debes saber para desintoxicar tu organismo de manera natural

¿Es necesario realizar una desintoxicación para bajar de peso?

A la pregunta de si es necesario desintoxicar tu organismo para empezar a bajar de peso, la respuesta es sí.  Y esto es porque una de las principales causas del sobrepeso es la acumulación de grasa y toxinas en el cuerpo debido al mal funcionamiento del hígado. Para ello te traemos hoy unos cuantos tips que te servirán para empezar a desintoxicar tu cuerpo y cuidarte como los expertos lo aconsejan.

¿Qué es el hígado graso?

La esteatosis hepática o hígado graso es una enfermedad asintomática que ocurre luego de la acumulación de ácidos grasos alrededor del organismo.

Generalmente se tiene la idea de que tener esta enfermedad tiene que ver con el exceso de alcohol y aunque esta puede ser una de las principales causas, no necesariamente es la primera promotora de este mal.

Las personas mayores de 50 años tienden a tener hígado graso debido al natural envejecimiento del cuerpo, pero si el paciente se ejercita y se alimenta bien, esta condición puede ser reversible.

Síntomas

Aunque es una enfermedad asintomática quienes la padecen aseguran que pueden llegar a sufrir constantemente de malestar general, dolor en la parte superior derecha del abdomen, cansancio, pérdida de peso y fatiga crónica, sensación de pesadez y aumento de peso sin aparente explicación.

Pero no hay de qué preocuparse ya que estos síntomas y la misma enfermedad son reversibles como ya dijimos antes y se pueden mejorar las condiciones llevando un estilo de vida saludable y realizando actividad física y una dieta adecuada en lo posible alcalina.

Y entonces ¿cómo empiezo?

Primero debes bajarle un poco al estrés diario, recuerda que el agite diario que te impide llevar una vida tranquila es el principal enemigo de tu salud, relájate y tomate las cosas con calma, has horarios y ponte metas, levántate temprano en la mañana y no te duermas tarde, respira profundo, sonríe y siéntete agradecido de tener nuevas oportunidades para mejorar.

Evita el consumo de alcohol. Recuerda que tu hígado no tiene por qué pasar por el martirio de eliminar toxinas tan malas como las de estas bebidas, el cigarrillo o los fármacos en excesos y debería enfocarse en su misión principal que es depurar tu organismo, almacenar vitaminas y minerales y eliminar lo que tu cuerpo no necesita.

Cuando ya tengas claro lo anterior debes programarte rutinas de ejercicio, para que empieces de a poco y con ello disminuyas tus niveles de triglicéridos y colesterol. Si realizas cambios bruscos de alimentación o ejercicio puedes al contrario de lo que se piensa acentuar el hígado graso o hacer que tu organismo sea más propenso a desarrollarlo.

Por otro lado, evita el consumo de paquetes, alimentos procesados, gaseosas y en general comidas con alto contenido de grasas.

Y ¿qué puedo comer?

  • Incluye en tu dieta la toronja, ya que es la fruta que más ayuda a quemar grasa corporal y por lo tanto a depurarla por medio de la expulsión de los desechos.
  • Cuida que tampoco falte jengibre en tu nevera, recuerda que está lleno de antioxidantes y por ello es de gran ayuda cuando necesitamos bajar el nivel de triglicéridos.
  • No dejes de lado el consumo en buena cantidad de frutas y de verduras, todas están cargadas de fibra ayudándonos a eliminar toxinas, además tienen una importante carga de vitaminas y minerales.
  • Evita farináceos refinados o procesados y prefiere los integrales, estos son arroz, pasta y pan.
  • Disminuye la ingesta de los productos lácteos, tienen grandes cantidades de grasa y esto incrementará el riesgo de padecer hígado graso.
  • Prefiere consumir alimentos ricos en vitamina A, C, E y selenio.
  • Hidrátate con agua o con una mezcla de zumo de limón con agua.
  • Haz del limón tu mejor amigo.
  • Prueba infusiones, beber té verde y bebidas como alcachofa con diente de león te servirán plenamente para limpiar tu organismo sin problemas.

 

¿Puedo encontrar un menú para el día a día fácilmente?

La ventaja de la actualidad es que puedes encontrar diferentes ayudas en lo que respecta a tu salud, aunque no te recomendamos que te auto-mediques, podemos asegurarte que si empiezas a alimentarte mejor y a depurar tu organismo vas a ver grandes cambios y a mejorar plenamente tu bienestar. Para ayudarte con ello te traemos la siguiente lista que te dará una mano para que puedas crear tu propio menú bajo en grasas, azúcares y libre de excesos.

Un tip de los expertos en el tema, consiste en que debes aprender a leer las etiquetas de los productos que vas a consumir, a menos claro, que sean frutas y verduras, las cuales puedes consumir sin restricción. Cuando te asegures cuál es el valor calórico por porción, cuantos carbohidratos contiene el producto, si es buena fuente de proteína o no, su contenido en grasas que generalmente significa el 25% de calorías, etc., podrás estar tranquilo y aprender a buscar lo que realmente le sirve a tu cuerpo.

 

Alimentos que puedes incluir en tu menú diariosi tienes enfermedades en el hígado

Desayunos:

Puedes incluir en la primera comida de la mañana una bebida preferiblemente no láctea o por lo menos que sea con leche descremada para no recargar tu intestino, ni agregarle más grasa al hígado.Otras opciones que son recomendables y muy depurativas son café descafeinado o té negro descafeinado.

Como acompañamiento puedes escoger una tajada o una tostada de pan integral con mermelada dietética un bollito de pan sin grasa o cereal de hojuelas de maíz.

Y para que estés recargado de energía puedes consumir una rodaja de piña fresca, de melón una porción de papaya, o un vaso de zumo de frutas, un batido de frutas mixtas, jugo manzana, jugo de uva o un fortificante plato de avena con manzana.

Almuerzo:

El almuerzo es uno de los momentos más importantes del día, y es por ello que debes porcionar muy bien tus raciones y equilibrar lo que vas a consumir para que tu organismo responda positivamente a la depuración.

Puedes preparar por ejemplo sopa casera con levadura de cerveza o de arroz con vegetales para empezar.

Como proteína es mejor que escojas las opciones con menos grasas o proteínas vegetales tipo soja o de legumbres como lentejas, garbanzos, arvejas y frijoles.

Por ejemplo, puedes preferir una generosa porción de pescado a la parrilla, o una porción de pechuga a la parrilla, salmón a la parrilla ocarne de ternera a la parrilla,

Los acompañamientos pueden ser verduras y ensaladas tales como, ensalada de alcachofas, puré de zanahorias, zapallos rellenos, ensalada de brócoli, verduras cocidas al vapor, ensalada de zanahorias ralladas, ensalada de tomate y pepino, cuscús con vegetales.

Merienda:

Para pasar la tarde y no perder la energía que necesitas para culminar tus actividades diarias lo mejor es que incluyas alimentos como:  Yogur descremado,leche descremada, o leches vegetales con cereales sin azúcar, frutas como Kiwi, fresas y moras, piña deshidratada, batido de piña y apio,té de frutas, o puedes preferir las barras de cereal bajas en grasa, Galletas de soda con mermelada, pan de banano bajo en grasa,biscochos de maíz, bajos en grasa y té verde.

Cena:

Para la cena es recomendable no comer en exceso o exagerar las porciones ya que es en la noche cuando el organismo se vuelve extremadamente lento porque guarda energía para las actividades del siguiente día.

Es así que te recomendamos estas opciones variadas para que termines tu día:

Sopas: sopa casera con levadura de cerveza, Sopa de Zanahoria.

Ensalada o vegetales: Verduras cocidas como acelga, calabaza y zanahoria, ensalada de lechuga, tomate, rúcula y clara de huevo picada, budín de espinaca, pastel de zapallo, budín de calabaza, arvejas cocidas, Ensalada verde, lechuga, alfalfa y tomate,

frutas como: Uvas, ensaladas de frutas.

Proteínas como: Atún con arroz integral, pescado a la parrilla con ensalada de alcachofa, dedos de pescado crujientes, cazuela de chiles rellenos con atún, salteado de pollo con vegetales, sándwich de jamón de pavo.

Extras tales como: Gelatina dietética, arroz blanco, fideos integrales, papas rancheras, nieve de frutas, yogur descremado, barritas de cereal dietéticas, queso de pasta firme dietético.

 

Así que deja por favor de lado las excusas y piensa en una vida sana desde ya. Recuerda que tú eres el artífice de tu propia vida y de tu salud y que tienes todas las herramientas para ser quien quieres llegar a ser. No olvides que tu salud es lo principal y que un órgano enfermo no te deja ser feliz, ¡así que piensa positivo y a depurar las toxinas!

Deja un comentario