¿Por qué elegir una residencia universitaria?

Muchos jóvenes pueden tener dudas a la hora de alojarse en una residencia universitaria o bien elegir otra alternativa, como alojarse en un piso compartido. Es obvio que la opción dependerá de la persona, pero hay que tener muy en cuenta una serie de factores antes de tomar una decisión definitiva.

Cuando una estudiante comienza sus estudios universitarios lo más importante es contar con todas las comodidades y el mayor tiempo posible para estudiar, algo que brindan las residencies estudiants Barcelona. En tu alojamiento estudiantil podrás disfrutar de servicio de limpieza, servicio de restauración, habitaciones individuales (o dobles si lo prefieres), instalaciones y salas con todo el material que puedes precisar durante el curso académico (impresora, llamadas telefónicas, ordenadores, escáner, Internet, parking, etc.) y el máximo silencio y tranquilidad para que puedas concentrarte en tus estudios.
2013-08-24 12 24 15
En cambio, cuando se habla de por ejemplo pisos compartidos la historia cambia de forma considerable, ya que deberás perder mucho tiempo en la limpieza de tu alojamiento y en la cocina, debiendo realizar todas las tareas básicas. Además, es muy habitual que suelan tenerse problemas con la forma de ser de uno o varios compañeros de piso (como consecuencia de la limpieza, posibles robos, música alta a horas inadecuadas, fiestas o juegas en el piso, y demás problemas). Algo que resulta completamente impensable en una residencia universitaria.

En una residencia universitaria tendrás todas las garantizas de gozar de una estancia cómoda, tranquila, agradable y segura en todo momento, sin perder tiempo en las tareas domésticas,  sin discusiones con compañeros de piso y pudiendo dedicarte por entero a tus estudios, relaciones sociales con otros residentes con tus mismas inquietudes y desarrollarte personalmente.  Tu futuro no tiene precio, de modo que alójate durante tu carrera universitaria en una residencia que te aporte el ambiente que necesitas en todo momento.

Deja un comentario